Sitges 2016: Crítica de ‘Colossal’

COL_D26_0049.NEF

¿Comedia? ¿Drama? ¿Película de monstruos? Lo nuevo de Nacho Vigalondo es todo eso y mucho más, mezclado en un cóctel magistralmente bien medido que hace que ‘Colossal’ esté entre nuestras favoritas de la presente edición del festival de Sitges.

Gloria, Anne Hathaway, un desastre de mujer en plena crisis de los treinta y tantos, regresa a su pueblo natal para intentar poner un poco de orden a su caótica vida marcada por el alcohol, las continuas fiestas, el paro y las crisis con su pareja. Allí se reencuentra con su amigo de la infancia, Oscar, que se convertirá en el pilar de este cambio de rumbo. Pero cuando los medios de comunicación dan la noticia de que un monstruo gigante está destruyendo la capital de Corea del Sur, Gloria empieza a sospechar que existe una conexión entre estos acontecimientos y su desastrosa vida.

En esta ocasión, Nacho Vigalondo nos presenta un tragicómico espectáculo existencialista envuelto en una película de monstruos gigantes. Al igual que en ‘Extraterrestre’, en la que la invasión alienígena se convierte en una excusa perfecta para desarrollar una historia de amor, en ‘Colossal’ los kaiju son el conductor perfecto para contar el relato de una mujer que está tocando fondo y de cómo intenta superar sus problemas. Eso sí, todo ello con mucho más humor del que se puede esperar en estas circunstancias. Importante también el papel Jason Sudeikis como Oscar, que revisa la figura del típico ‘buen tío’.

Lo mejor: Anne Hathaway que demuestra ser mucho más que una actriz de comedias románticas.

Lo peor: La relación entre Gloria y el kaiju: una idea genial que queda poco explotada en la película.

Aterrorizate

Cine de género para degenerados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *