Sitges 2016: Crítica de ‘La autopsia de Jane Doe’

foto-1

Primera recomendación antes de ver esta película: ni se te ocurra buscar nada en internet o lamentarás (quitando esta crítica libre de spoilers, como a nosotros nos gusta).

Segunda recomendación: ponte cómodo porque enseguida vas a ser presa de una tensión y un horror que te irán engullendo a medida que avanza la película. ‘La autopsia de Jane Doe’ comienza con un terrible asesinato y un cuerpo de mujer sin identificar, cuya autopsia tenemos el lujo de presenciar paso a paso. El médico forense Anthony Tilden y su hijo Austin se convertirán en una especie de Sherlock Holmes y Watson entorno a un cadáver que externamente no presenta ningún tipo de rasgo de violencia, pero que por dentro esconde muchos secretos. Los Tilden intentarán desentrañar el misterio mientras que algo muy oscuro empieza a desarrollarse a su alrededor.

Este segundo trabajo de André Ovredal, que ya estuvo hace seis años en Sitges presentando ‘Trollhunter’, se ha convertido en una de las favoritas para optar, por lo menos, al Premio del Público. Ovredal es capaz de generar una conexión entre el espectador y los dos forenses protagonistas (apoyada en la gran interpretación del veterano Brian Cox) que hace que sintamos en cada momento lo que sienten los personajes, poniéndonos muy nerviosos y asustándonos cuando toca, manejando muy bien los tiempos y desvelando con maestría los misterios de Jane Doe. Aunque si de algo peca es de dejarnos con ganas de más en su desenlace que puede resultar un poco precipitado después de un desarrollo tan espléndido.

Lo mejor: La capacidad de meternos en la piel de los protagonistas.

Lo peor: Después de un inicio y un desarrollo excelentes, el desenlace es un poco precipitado y nos deja con ganas de algo más.

Aterrorizate

Cine de género para degenerados

2 Replies to “Sitges 2016: Crítica de ‘La autopsia de Jane Doe’

Comments are closed.