Terrormolins 2016 | Crónica de la 35ª edición

terrormolins2016

Después de que la 35ª edición de Terrormolins, el Festival de Cine de Terror de Molins de Rei, haya llegado a su fin, podemos decir que una vez más el certamen se ha logrado posicionar como de los más sugerentes del panorama nacional en cuanto a propuestas de género.

Con un leitmotiv centrado en las mutaciones en el cine y con un mensaje del mismísimo David Cronenberg en colación al homenaje al treinta aniversario de ‘La Mosca‘, la nueva edición de Terrormolins se inició el pasado 11 de noviembre contando con la premiere europea de ‘La Madriguera‘, thriller dirigido por Kurro González que se estrenará en cines el próximo 2 de diciembre.

Como viene siendo habitual en la tónica a seguir durante estos años, y habiendo alargado los días de duración del festival (de los seis días hemos pasado a los diez que ha durado esta edición), las producciones de carácter independiente han sido las que han conformado la selección de títulos a proyectar dentro de la Sección Oficial a Competición. De forma casi inevitable, la mayoría de ellos pudimos disfrutarlos en la pasada edición de Sitges – Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, pero eso no ha supuesto ningún problema para que este 2016 Terrormolins se haya logrado superar en cuanto a venta de entradas y afluencia de público, síntoma de que en Catalunya el apoyo a los festivales de género es todo un hecho incontestable.

De mutaciones y fantasmas

Las transformaciones del cuerpo humano y la destrucción del mismo han sido un elemento clave en cierta tendencia del cine de terror que acabó derivando en un subgénero per se. A Cronenberg le debemos la filosofía de la Nueva Carne, presentada de forma oficial en su ‘Videodrome‘ de 1983. Aun así, ya eran varios los títulos que habían jugado a plasmar la corrupción del organismo desde los años cincuenta. ‘The Blob‘, ‘Shivers‘ o ‘The Incredible Melting Man‘ fueron títulos primigenios en eso que hoy en día conocemos como body horror; incluso ‘La mosca’ original, la de 1958,  establecía ciertas reglas que han sido las bases de este subgénero.

Por poner algunos ejemplos, en los últimos años han sido varios los body horror que ha acogido Terrormolins en sus pertinentes ediciones (‘Thanatomorphose‘, ‘Starry eyes‘, ‘Bite‘), y estando ésta dedicada a las mutaciones, no iba a ser menos. Así pues, y de la mano de los productores que nos trajeron películas como ‘Hellmouth‘, ‘Septic Man‘ o la reciente ‘Bed of the Dead‘, nos llegó ‘Let her out‘, donde la filosofía de la Nueva Carne se entremezcla con una historia de espíritus vengativos con una estética y apariciones surgidas de cualquier J-Horror de manual.

Dirigida por Cody Calahan (‘Antisocial‘, ‘Antisocial 2‘), cuenta cómo Helen (Alanna LeVierge), una mensajera en bicicleta, sufre un aparatoso accidente con fatales consecuencias. Y es que, mientras se recupera empezará a experimentar extrañas alucinaciones y terrores nocturnos. Ello hace que los médicos descubran que padece el síndrome del gemelo desaparecido, y es que el extraño bulto que se aloja en su cabeza son los restos que quedaron de éste. Con el tiempo, el tumor terminará por manifestarse como la versión oscura y demente de Helen, que intentará controlar su vida. Con un desenlace que pone toda la carne en el asador en cuanto a representar la máxima del body horror, ‘Let her out’ fue uno de los títulos a destacar de esta edición.

let-her-out

Lástima que no corriera la misma suerte ‘The Unseen‘, ópera prima de Geoff Redknap, quien hasta entonces ha trabajado en el departamento de maquillaje de una treintena de títulos, entre los que destacan ‘Destino final‘, ‘Watchmen‘, ‘La cabaña en el bosque‘, ‘Deadpool‘ o ‘Warcraft: El origen‘. La historia que nos presenta supone una relectura de uno de los grandes clásicos de H.G. Wells, nada más y nada menos que ‘El Hombre Invisible‘.

La historia, siguiendo en la línea de las mutaciones, se nos presenta a modo de drama familiar en el que un hombre llamado Bob Langmore (Aden Young) regresa al que fuese su hogar con la intención de reencontrarse con su hija, Eva (Julia Sarah Stone). Con un guion que deambula sin destino aparente, la trama puramente fantastique y la otra más humana, más que congeniar para conformar un híbrido apropiado, acaban por chocar entre sí haciendo que aquello que nos quiere contar deje de tener la fuerza pretendida.

En esta hibridación de géneros es donde se sitúa ‘Under the shadow‘, uno de los títulos más aplaudidos en el actual recorrido por festivales, que nos presenta una historia de fantasmas de corte clásico con mensaje socio-político incluido. Definida como el ‘Babadook‘ iraní, la película dirigida por Babak Anvari nos lleva hasta el Teherán de 1989, a finales del conflicto armado entre Irán e Iraq, donde una madre y una hija deberán hacer frente a un terror que va mucho más allá del de las bombas y la guerra. Destacando por encima de todo la relación maternofilial, en la línea de lo que Hideo Nakata nos presentó en su adaptación de ‘Dark water‘ de Koji Suzuki, ‘Under the shadow’ es mucho más que una historia sobrenatural de casa encantada, con espíritu maligno deseoso de hacerse con el alma de un pobre niño. Estamos ante un film que habla del miedo, pero de uno mucho más real quea cualquier espectro: del miedo a la pérdida, de lo terrorífico que resulta (aún a día de hoy) el papel de la mujer en la sociedad islámica, y de los horrores de una guerra que, sin convertirse en el eje central de la trama, planea cual ente secundario que de tan presente en la vida de los personajes, ha adquirido carácter de normalidad.

Otro título sobrenatural de los que se han podido disfrutar en Terrormolins ha sido ‘We go on‘, parábola sobre la forma de afrontar los traumas y miedos en una propuesta de horror absolutamente indie. Considerado por quien esto escribe como una de las sorpresas de la edición, la película dirigida por Jesse Holland y Andy Milton, directores de ‘Yellowbrickroad‘ y del segmento ‘Listen’ de ‘Chilling Visions: 5 Senses of Fear‘, es uno de esos títulos que juegan en la liga de otros como ‘Absentia‘ de Mike Flanagan, por lo que a la representación de lo sobrenatural se refiere.

we-go-on

Lo que nos cuenta es el detonante de una premisa en la que Miles (Clark Freeman), un tipo que vive asediado por los traumas y una serie de fobias, publica un anuncio en el que asegura que pagará una cuantiosa suma de dinero a quien le demuestre que existe un Más Allá. Junto a su madre, Charlotte (Annette O’Toole), formará una curiosa dupla en dicha búsqueda, entrevistándose con aquellos que aseguran poder demostrarle un contacto con los muertos. De la forma más inesperada, se topará de frente con algo tan oscuro que escapa de toda imaginación. Sin necesidad de recurrir al jumpscare con la subida de volumen pertinente, ‘We go on’ consigue estremecer cuando representa la entidad fantasmal a modo de ser parasitario .

El lado oscuro del ser humano

Con la premisa de “basado en hechos en reales”, llegó ‘Cruel summer‘, ópera prima de Phillip Escott y Craig Newman en el que tres adolescentes se convierten en verdugos de un joven con problemas mentales de excursión en la montaña. Intentando emular a títulos tan desesperanzadores y grotescos como ‘Eden Lake‘, el film da muestras de una inexperiencia a la hora de contar historias, pese a que en el fondo se puedan vislumbrar sus buenas intenciones.

Una serie de decisiones argumentales que resultan forzadas y cierto tufo a telefilm, hacen de ‘Cruel summer’ un producto que juega a ser polémico pero se queda a medio camino en cuanto a representar la depravación en pantalla de lo que bien podríamos definir como la generación perdida de la sociedad británica. Un poco en la línea de lo que harían los protagonistas de ‘Geordie Shore’ si estos protagonizasen un intento de drama violento.

tearmeapart

Otro de los títulos que destacó, aunque en este caso para bien, fue otra ópera prima de producción británica, ‘Tear me apart‘, donde Alfie Stewart y Frazer Alexander encarnan a dos hermanos que sobreviven en una zona costera de tierra yerma, alimentándose de la carne de aquellos a quienes logran dar caza y a la espera de que su padre regrese , tal y como este les prometió. La llegada de una joven llamada Molly (Jennie Eggleton) sacudirá sus vidas.

Caníbales post-apocalípticos en una relectura del Genésis que sirve como espectacular debut para Alex Lightman, donde el futuro se convierte en una regresión en lugar de un avance, ya que nos encontramos con el ser humano de regreso al primitivismo en un mundo impecablemente fotografiado.

Las sorpresas del año

Habiendo disfrutado de la gran mayoría del resto de títulos en Sitges 2016, y sin querer repetirnos en cuanto a lo pudimos decir de ellos, queremos hacer hincapié en algunos de los títulos que han formado parte de esta edición de Terrormolins, los cuales se sitúan entre lo mejor de la producción de cine de género del año. ‘The eyes of my mother‘, uno de los ejemplos más arty de la temporada, hace una relectura del psychokiller a lo Norman Bates en clave femenina. ‘La autopsia de Jane Doe‘ se convierte por motu propio en uno de los títulos de horror más sugerentes del año. Por su parte, ‘Train to Busan‘ pasa a ser el film zombi que le gustaría haber sido a ‘Guerra Mundial Z‘. Sin duda, juega en la misma liga de ‘I am a hero‘, la película que sorprendió el pasado año.

El palmarés

Con los premios bastante repartidos, la absoluta ganadora de Terrormolins ha sido otra de las películas que más están dando que hablar este año: ‘I am not a serial killer‘, de Billy O’Brien, que se ha hecho con los premios a Mejor Película, Director y Actor. A continuación, os dejamos con la lista completa de premiados que decidió el jurado compuesto por Ashley C. Williams, Howard Gorman, Paco Fox, Lluís Rueda y Matthew A. Brown, encargados de otorgar todos los premios de la Sección Oficial, tanto de Largometrajes como de Cortometrajes:

Sección Oficial Largometrajes

Mejor Película: ‘I am not a serial killer’, de Billy O’Brien.

Mejor Director: Billy O’Brien, por ‘I am not a serial killer’.

Mejor Actor: Max Records, por ‘I am not a serial killer’.

Mejor Actriz: Terence Schreus, por ‘Kristen’.

Mejores Efectos Especiales: Stephen Coren, por ‘La autopsia de Jane Doe’.

Mención Especial a la Fotografía: Hong Kyung-Pyo, por ‘The Wailing’.

Premio del Público: ‘Train to Busan’, de Yeon Sang-Ho’

Sección Oficial Cortometrajes

Mejor Corto: ‘Quenottes’, de Pascal Thiebaux.

Mejor Interpretación: Caitlin Carmichael, por ‘Monsters’.

Mejor Guion: Michael Sherman, por ‘Monsters’.

Mejores Efectos: David Carrière, por ‘Quenottes’.

Premio del Público al Mejor Corto: ‘Behind’, de Ángel G. Hernández.

Mèliés de Plata: ‘Semper Fidelis’, de Maciej Gajewski.

 

¡Larga vida a Terrormolins!

 

 

Javier Parra

Aterrorizate

Cine de género para degenerados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *