‘Personal Shopper’ | El fantasmagórico relato de Olivier Assayas

personal shopper

Personal Shopper’ fue de esas películas rechazadas por gran parte de la crítica y periodistas del Festival de Cannes en su edición de 2016. Afortunadamente, el resultado final no se pareció en nada a los abucheos y silbidos que el film de Olivier Assayas recibió durante su proyección, puesto que consiguió alzarse con el premio a Mejor Director (ex aequo) y, con el tiempo y a medida que la cinta iba pasando por más festivales, su acogida era cada vez mejor.

Oliver Assayas ofrece con ‘Personal Shopper’ un fantasmagórico relato lleno de oscuridad protagonizado por Kristen Stewart, la cual no necesita a otros personajes para brillar en pantalla porque ella se basta y se sobra para dejar claro ante la cámara que no solamente sabe interpretar a la delicada y sentimental Bella, de la saga ‘Twilight’. Desde luego, el papel que realiza en el film en solitario es más que memorable. De hecho, es el trabajo más personal que Stewart ha realizado ante las cámaras. La actriz consigue llenar los momentos de silencio con su presencia creando incluso más misterio del que ya tiene por sí el argumento que envuelve a su personaje, Maureen, una joven asistente personal con dotes de médium que reside en París trabajando para una rica e importante mujer. Una serie de misteriosos acontecimientos alrededor de la muerte de su hermano gemelo, harán que Maureen cambie por completo su manera de ver las cosas.

A través de esa pérdida de su hermano, el tema de qué hay después de la muerte estará presente durante todo el largometraje. Será el canal mediante el cual el director va a presentarnos los rasgos de médium que caracterizan a la protagonista y que son los que hacen que la cinta esté plagada de fantasmas con momentos al más puro estilo ‘La Mujer de Negro’ o ‘La Cumbre Escarlata’, pero mucho más elegantes y disimulados para no descarrilar el rumbo de ‘Personal Shopper’. Es más que evidente que está bañada en cine fantástico, pero aquí la intención no es que se vea con tanta facilidad.

Con esta terrorífica premisa acerca de la muerte, Assayas va a realizar un estudio de introspección de uno mismo más con el fantástico y no con (el también presente) drama. La historia de fantasmas que se construye alrededor del personaje de Stewart sirve de conductor para llevar al espectador por el mismo camino que ella. Para que uno se encuentre a sí mismo y pueda expresar libremente lo que desea ser o lo que le gustaría hacer sin pensar en las consecuencias de dichos actos. Romper las reglas establecidas de comportamiento moral y profesional y centrarse en lo que realmente uno quiere ser. Es una apuesta algo arriesgada teniendo en cuenta las aguas por las que Assayas está nadando, y la verdad es que la trama tiene una evolución y resolución muy poco predecible a la par que funcional para el espectador. Es de los pocos que consigue crear una tensión palpable en el aire con tan solo una sencilla conversación de móvil. Solo hay que hacer las preguntas adecuadas en el momento indicado para que, tanto la protagonista como nosotros, sintamos sensación de peligro y amenaza sin saber su procedencia. Es una referencia a la famosa frase: “Siempre se teme a aquello que no se conoce”.

Cierto es, que ‘Personal Shopper’ no es una película de terror convencional en el que la historia no va a importar demasiado y tendremos algún que otro jump-scare acompañado y música siniestra para mantener nuestra cabeza alerta y despierta. Assayas prefiere cocer a fuego lento sus momentos de terror con una fría oscuridad y tensión con tan solo un personaje y las luces de una casa apagadas. Sin necesidad de mostrar a ningún monstruo u asesino. ‘Personal Shopper’ es una brillante cinta de fantasmas que jugará con la mente del espectador contemporáneo tanto como quiera.

 

Xavi Mogrovejo

Aterrorizate

Cine de género para degenerados