‘Verónica’ | Ouija, eclipses y Héroes del Silencio

‘Verónica’ es la película de terror que necesitábamos. Un coming-of-age de posesiones sucio, perturbador y macabro, a ratos, que retrata los cambios físicos y psicológicos por los que pasa una adolescente de quince años en Madrid en los 90. Paco Plaza se autocorona como el James Wan de nuestro país (sin nada que envidiarle) para llevar a la gran pantalla el único caso paranormal catalogado por la policía nacional como tal, el “Expediente Vallecas”. Lo que por norma general sería adaptado aquí como un thriller, Plaza lo adapta y moldea al cine de género para hacer un film digno de la mismísima Blumhouse.

Sabe moverse por el género, y lo demuestra. Es de aquellos directores que surgieron a raíz del tirón que Álex de la Iglesia realizó con su querida ‘El día de la Bestia’. Es de la vieja escuela y deja que eso se vea componiendo a ‘Verónica’ con una imagen sucia y tosca que ya provoca cierto malestar al espectador. Y sea de un modo u otro, Plaza nos arrastra a su terreno. Al del terror que sucede en nuestra casa. Aquel que podría acechar a cualquiera y que podría estar en cualquier rincón. Y lo hace sin necesidad de emplear dosis demasiado cargadas de CGI ni una banda sonora espeluznante. De hecho, la gran mayoría de piezas que suenan son de Héroes del Silencio para remarcar con mayor hincapié esa adolescencia que está a punto de terminar para la protagonista, interpretada por la debutante Sandra Escacena, absolutamente brillante e inmejorable, para dar así el paso a convertirse en mujer.

Es en ese importante paso donde Plaza mete la doble lectura que puede tener el film. Incitando, o dejando en el aire, la posibilidad de que ese caso paranormal pudiera tener una visión que no fuera sobrenatural. Sin olvidar, claro, de que estamos en un film de género y el horror debe prevalecer sobre todas las cosas. Es por ello por lo que ‘Verónica’ se nutre de elementos y momentos tan cotidianos y sus diálogos resultan ser tan naturales. Acompañados, por supuesto, de un excelente reparto que entiende lo que Plaza quiere transmitir en cada secuencia.

‘Verónica’ es el mejor largometraje de terror nacional del año, a la espera todavía de la ‘Musa’ de Balagueró. Ofrece todo lo que espera de ella: terror, tensión, personajes con capacidad para transmitir empatía y, para rematar, una banda sonora única para el film del que se trata. El mejor Paco Plaza desde ‘[REC]‘.

Lo mejor: El reparto, la puesta en escena, su BSO y el mimo que le ha dado Paco Plaza a su obra.

Lo peor: Que se hagan tan pocos films así.

 

Xavi Mogrovejo

Aterrorizate

Cine de género para degenerados