Sitges 2017: Crónica día 6

Sitges avanza y nos lleva al pasado a conocer criaturas marinas, debuts que nos dejan fríos y películas indies con bonitos mensajes.

Pasado ya el ecuador del festival hoy comenzamos el día en Sitges con ‘La piel fría’, adaptación del libro de Albert Sánchez Piñol, dirigida por el francés Xavier Gens (‘Frontier(s)’ o la inminente ‘The Crucifixion’). Ambientada durante la primera guerra mundial, cuenta la historia que esconde una isla abandonada donde unas extrañas criaturas aparecen cuando se marcha el sol. Una película sensible, con gran diseño de producción y unos bastante bien trabajados efectos visuales. ¿Lo peor? su moraleja está más que manida.

Continuamos el día con una película española, ‘Maus’, el debut en la dirección del asturiano Yayo Herrero. Ambientada en los bosques de Bosnia, la película intenta ser un survival en clave de thriller con toques dramáticos que no ha logrado conquistar al público. Diálogos absurdos, planos inflados y personajes cero carismáticos con los que era imposible conectar.

Y acabamos el día con ‘The Crescent’, done el irlandés Seth A. Smith nos sorprende con su segundo largometraje, dejando claro que se trata de un artista visual en una película que navega entre lo onírico y lo costumbrista. Una cinta seguro difícil de rodar, el protagonista es un niño de unos 3 años, Woodrow Graves, y que seguramente muchos odiarán y otros tantos amarán.  Cine experimental que falla al intentar explicarnos algo que se entendía con imágenes.

Aterrorizate

Cine de género para degenerados