‘Amytiville: El despertar’: regreso a la casa del terror

Cuando Belle (Bella Thorne) llega a su nuevo hogar, ni se le pasa por la cabeza que se encuentra en la fatídicamente famosa casa de Amytiville, donde hace 40 años tuvo lugar uno de los crímenes más famosos del mundo, cuando Ronald DeFeo asesinó a todos los miembros de su familia, inducido por unas voces en su cabeza que, según él, procedían de la casa. Un descubrimiento que la enfrentará a su madre (Jennifer Jason Leigh) que solo vive para preocuparse por el bienestar y la recuperación del mellizo de Belle, James, que se encuentra en estado vegetativo y cuyos extraños síntomas de mejoría no hacen sino incrementar las sospechas que tiene Belle de que algo sobrenatural está pasando en la casa.

Si metemos en una coctelera una hija adolescente con un gran sentimiento de culpa, una madre con un comportamiento bastante extraño, un hermano en estado vegetal y una casa poseída por el mal más absoluto, puede que el resultado no sea el más sorprendente, pero tampoco se entiende muy bien por qué esta nueva entrega cinematográfica en torno a los horrores de Amytiville ha estado cuatro años guardada en un cajón de Dimension Films cogiendo polvo. Porque si bien no es la mejor película de terror que hemos visto, tiene todos los elementos para triunfar entre el público adolescente.

Un clásico del terror de 1979 como referencia, una casa con un pasado de rituales satánicos, sustos muy bien colocados y una protagonista con la que el público teen puede identificarse, son características más que funcionales a nivel comercial. Si le añades el papel de Jennifer Jason-Leigh, que aporta un toque se seriedad al film, la película es bastante aceptable y, sobre todo, entretenida. Porque aunque el guion no deja mucho espacio a las sorpresas y te vas imaginando casi desde el primer momento qué es lo que va a pasar, si te dejas llevar por lo que sucede en la pantalla se puede disfrutar un buen rato en el cine.

¿Se podía pedir más? Teniendo en cuenta que hasta el matrimonio Warren estudió el caso de Amytiville, seguro que sí, pero esta cinta resulta bastante decente; de las 18 películas que hay sobre la casa, esta se atreve a traer la historia a un contexto actual y en ese sentido es capaz de funcionar bien gracias al triángulo entre la madre, la hija y el hermano en coma. ¿Demasiado pulcra? Pues también, sobre todo teniendo en cuenta la poca cantidad de sangre que hay en el film en comparación con los horrores que alberga la casa. Un director más atrevido (o con más manga ancha) podría haber sacado mucho más jugo en este sentido.

Lo mejor: lo bien puestos que están los sustos.

Lo peor: no deja mucho espacio a las sorpresas.

Aterrorizate

Cine de género para degenerados