‘El Justiciero’, crítica de lo último de Bruce Willis

Si algo tiene de triste El Justiciero‘, la nueva película de Bruce Willis, es que parece que la situación social en la que se ambienta no parece haber cambiado nada comparada con los setenta en los que se ambientaba la película original en la que se basa, ‘El Justiciero de la Ciudad’, uno de los mayores hits de Charles Bronson.

Una America en plena lucha contra la violencia y los permisos de armas que parece ir a peor tras la marcha de Obama de la Casa Blanca.  Bruce Willis da vida en ‘El Justiciero’ a un nuevo Paul Kersey, un cirujano que pretende acabar con la violencia y las bandas callejeras tras sufrir el ataque de una de estas en su propio núcleo familiar. Todo con una serie de armas que consigue fácilmente y que aprende a disparar y manejar en… ¡YouTube!

El sello personal de su director, Eli Roth, está presente en los momentos más gore de la cinta, rodada con gracia y que por momentos se acerca al terror, otros al thriller y otros a la comedia más descerebrada. Un Bruce Willis bastante decente y creíble en una película que es puro entretenimiento.

Una cinta que pretende cuestionar una sociedad en la que ya no sabemos diferenciar el bien del mal, la justicia de la venganza, donde un “justiciero” se convierte en héroe para algunos y villano para otros. ‘El Justiciero’ se convierte así en un espectáculo con toques sociales que quiere, o eso parece, criticar una sociedad que hecha de menos a Obama y no quiere a Trump. ‘Déjame Salir’ ya lo hizo de alguna manera el año pasado, pero con mucho más estilo.

Vean, disfruten y no piensen mucho más en ello.

Aterrorizate

Cine de género para degenerados